sábado, 11 de noviembre de 2017

Soneto a la Peña de los Enamorados



                                  (Peña de los Enamorados. Foto de Antonio Espárraga Goody)



Te yergues echada en grave reposo
sobre solar de viejas tradiciones
y llenas de cultura los blasones,
de arte y de diseño virtuoso.

Es tu perfil severo, vigoroso,
el de un piel roja de regias facciones,
que protege la Vega y sus rincones
con nervio, con tesón, cual fiel esposo.

¡Oh Peña, se esconde en ti un gran dolor
que emana de una noche de amargura
en que muerte fatal movió el amor

e inundas de misterio y de aventura,
de belleza, de honra y pundonor
la ínclita Antequera noble y pura!

                                                            (MjH)

martes, 7 de noviembre de 2017

Yo soy muy simple






Yo soy muy simple.
Simplemente empática,
simplemente empírica,
simplemente enfática.

Yo soy muy simple.
Simplemente lírica,
simplemente autómata
y algo lunática.

Yo soy muy simple.
Simplemente nómada,
simplemente crítica,
simplemente anómala.

Yo soy muy simple.
Simplemente tímida,
simplemente díscola
y algo romántica.

Yo soy muy simple.
Simplemente unívoca,
simplemente cándida,
simplemente antípoda.

Yo soy muy simple.
Simplemente diáfana,
simplemente épica
y algo fantástica.

Y me pierdo
entre la bruma
de la duda y de la nada.

Y me despierto
soñando
en los quicios de mi cama.

Y deambulo
en las tormentas
mirando las nubes blancas.

Y camino
bajo el cielo
sin sombrillas ni corazas.

Y persigo
la verdad
por callejuelas de albahaca.

Y busco,
cuando amanece,
a Dios
con todas mis ansias.

Yo soy tan simple
que soy
simplemente humana.
                            (MjH)







miércoles, 11 de octubre de 2017

No habrá tsunamis de hielo






Con que tú me mires,
con que tus vastos ojos,
estanques de zafiros,
prendan hilos de mi alma
y capten su secreto,
no habrá tsunamis de hielo.

Con que tú me hables,
con que tu limpia voz,
estrellas rutilantes,
envuelva en sus olas
los pliegues de mi cuerpo,
no habrá tsunamis de hielo.

Con que tú me toques,
con que tus tersas manos,
gaviotas de caricias,
rocen mi piel y acunen
mi corazón de hierro,
no habrá tsunamis de hielo.

Con que  tú me vivas,
con que tu grato aliento,
surtidor de delicias,
me siga y me persiga
y atraviese mis sueños,
no habrá tsunamis de hielo.

Ni habrá tormentas de angustia
ni habrá tornados de cieno,
sólo habitarán mi mundo
oasis de luz y fuego.
                        (MjH)


domingo, 17 de septiembre de 2017

Me duele el dolor...






Me duele la voz,
me duele el silencio,
me duele el aroma
de los mirtos muertos,
me duele la rosa,
que deshoja el viento,
me duele el negror
que tapa sin miedo
la lúcida estrella
en el ancho cielo.

 ¡Me duele el dolor,
que tú estás  sintiendo!

Corroe tu alma,
la mina por dentro,
traspasa corazas
con ritmo violento
y clava su espina
de helado avispero
en las venas vivas,
que exhuman regueros
de tristeza amarga
y amargo lamento.

Un vasto dolor
sin puertas ni cercos,
que ahoga la risa,
que ahoga el aliento
y asfixia las ansias
de radiantes sueños.
Dolor desalmado,
hordas de tormentos,
de icebergs cortantes,
hirientes  y gélidos,
rae las entrañas
con filos de acero.

Pero es tu dolor
de hondo agujero,
el que me taladra
mi carne de hierro
y es el que dibuja
horizontes negros.

¡Me duele el dolor,
que tú estás sintiendo!
                      (MjH)


Y te marchas...



                                      ( "Flores muertas" de Paula Blanco. https://www.paulablancoart.com/collage/)

Y te marchas
sin un adiós, sin una despedida,
como un extraño
fantasma de hielo
que arrastra
cruces de agonía
y se va deshaciendo lentamente,
gota a gota, bajo la luz
del día.

Y te marchas
sigilosamente, a hurtadillas,
y en tu huida
perjura y avivada
vas marcando huellas de cobardía,
gélidos rastros
con buril perverso
de engaños, de misterios
y alevosía.

Y no se te llamó,
nadie te requería,
nadie su voz alzó,
nadie pidió tu venida.
Pero llegaste
como ladrón de horas,
como ladrón de sueños,
como ladrón de confianza
 y de vida.

Y ahora te marchas
sin un adiós, sin una despedida,
dejando atrás un fétido torrente
de flores corrompidas.

                               (MjH)

martes, 12 de septiembre de 2017

Camina el dolor...






Camina el dolor
por  secos senderos
de cantos rodados,
de guijarros muertos,
de grietas ariscas
con simas de hielo.

¡Camina el dolor
por secos senderos!

Por otra vereda,
van mis pensamientos
rehuyendo alfileres,
que hieren por dentro
con púas afiladas
por manos de hierro.

¡Por otra vereda
 van mis pensamientos!

No te ensañes más,
dolor traicionero,
sigue tu camino,
sé huésped del viento,
no invadas mi espacio
con padecimientos,
no llenes mi vida
de gris desaliento.

¡No te ensañes más,
sigue tu sendero!
                     (MjH)

martes, 8 de agosto de 2017

Noche de luna







Me asomaré en esta noche blanca
a la magia que emerge de la luna,
libaré su reflejo duna a duna
y absorberé en mi piel su savia franca.

Y sentiré cómo su hechizo arranca
delirios de esplendor que el alma acuna
y alcanzaré, ¡dichosa la fortuna!,
raptos de amor bajo su luz estanca.

Reverberá la pálida palmera,
sonreirá en dorado desafío,
acogerá feliz la áurea esfera

y bañará de ardor y desvarío
nuestra pasión, en clara primavera,
de noche, fuego, luna, luz y brío.
                                               (MjH)