lunes, 12 de junio de 2017

Se esfumó el olor...






Se esfumó el olor
de la bella rosa,
se acalló el rumor
de notas canoras
de los mirlos blancos,
que en las ramas posan,
se marchó buscando
cobijo en las sombras
la cálida brisa,
suave y mimosa,
y el caudal del río
detuvo su ronda
cuando la ancha noche
desplegó sus olas
sobre el campo gris
y la ciudad sorda.
Se quedó en suspenso,
quieta y silenciosa,
la Naturaleza
ansiando la aurora,
dormida en su lecho
de pálidas hojas.
Un calmo mutismo
por el prado boga.

Sólo atroz un lamento,
que la paz le roba,
estremece el campo,
el aire corona
de negros suspiros
con  negra areola.
Una margarita
con el alma rota
derrama su esencia
de ocre corola
entre los olivos
y las amapolas.
No hay estrella lúcida
no hay luna redonda,
que apaguen su pena
mustia, melancólica.
Solloza abatida,
gime quejumbrosa
por su soledad,
hosca y tenebrosa,
esperando inquieta,
dolida y llorosa,
que el día despunte
y extienda su alfombra
de dorados rayos
y doradas blondas
para que sus ojos
hallen codiciosa
los ojos radiantes
del que la enamora,
para que sus noches
lúgubres, penosas,
lozanas se vuelvan
con el sol que asoma
y enterrar sus lágrimas
de negra congoja
en  bruñidos lagos
de alegría gozosa.

Mustia margarita,
no sientas zozobra
ni males de amores,
tranquila reposa
en el blando prado,
ufana y ociosa,
que llegará el alba
con su blanca toca
y tu fiel amante
de aura luminosa
pronto nacerá
y no estarás sola.

¡Tú no desesperes,
margarita hermosa!
             (MjH)




miércoles, 10 de mayo de 2017

Sendas de luz y de sombra






Sendas de luz y de sombra
se deslizan sin descanso
por el hálito intangible
del transcurrir cotidiano.

De sombra y luz esas sendas
penetran por los costados,
como agudos alfileres,
y a hierro te van marcando.

Entreveradas sus chispas
el sentir van  perforando
y transitan por misterios,
sueños, gozos y quebrantos.

Sendas de luz y de sombra
asaltan todos los flancos
con sus risas de alegría
y sus lágrimas de llanto.

De sombra y luz esas sendas
en silencio están forjando
el alma del caminante
y las huellas de sus pasos.
  
Y entre soles y penumbras
se va la vida pasando
y el corazón se columpia
en trapecios desbocados.

¡Sendas de luz y de sombra
por llanuras y barrancos,
claroscuros inquietantes,
al hombre siempre acechando!

                                (MjH)

lunes, 13 de marzo de 2017

EN AZUR





                                                En homenaje a Rubén Darío, padre del Modernismo.

"ni los cisnes unánimes en los lagos de azur"
R. Darío


Manso sosiego en un día azulino,
errante Ulises por venas confiadas
al recorrer campiñas irradiadas
con placidez de garzo pergamino.

Alegre el sol persigue mi camino
cruzando un mar de nubes desgajadas
e inocula en índigas explanadas
un bienestar sereno y cristalino.

 ¡Quietud azul de bella melodía
del canto zarco de un feliz jilguero,
ondas de azur de jugosa ambrosía!

¡Celeste paz sobre el añil cimero,
nítida alma de marina armonía
en el regazo de un marzo lisonjero!
                                     (MjH)


domingo, 5 de marzo de 2017

Oigo tu voz




             (Acuarela. http://www.taringa.net/posts/arte/15224256/Experimentar-la-acuarela.html)



Oigo tu voz
y se evapora el mensaje
por los desagües informes
de la atmósfera voraz.

Y lo engulle
y lo aprisiona
y encadena
con grilletes de plata
su esencia.

Pero tu voz se libera
y huye
traslúcida
y franca
por los diales radiantes
de la esfera indolente.

Y tu vida se hace carne
y caminas
por las escalinatas
de otra vida,
subiendo a galope
hasta el ático
de la existencia.

Y el presente
ensancha su tiempo
y empapa la mente recelosa
con la verdad de tu ser.

Entonces el acento
se vuelve verso
y la melodía
conquista de nuevo
el hoy,
un hoy renacido,
que canta a la vida
y acaricia con mimo
los sentidos.

Sonidos, sólo sonidos,
y una voz, tu voz,
que hechiza el aire.

Sílabas, sílabas sólo,
y una voz, tu voz,
que seduce el espacio.

Palabras, sólo palabras,
y una voz, tu voz,
que embelesa el firmamento.


Brota tu voz así,
traslúcida y franca,
y se calman
las tormentas.

                   MjH

sábado, 4 de marzo de 2017

Cuando muera la rosa...







Cuando muera la rosa,
que un día cultivamos
a corazón abierto
y abiertas nuestras manos,
cuando calle la música,
que nos arrobaba antaño,
y vacíe nuestras almas
de angelicales cantos,
cuando cesen las ansias
de anhelos y arrebatos
y recorramos a solas
los pasadizos pardos,
cuando ya los suspiros
se ahoguen en los lagos
de lodos y miserias
y de sueños truncados,
recuerda tú que te quise,
no olvides que me has amado,
no se alcen entre nosotros
de amargura muros altos.
Que no se pierda el aliento
de nuestro abril  perfumado
y su esencia aromatice
los largos días aciagos
con el néctar de los lirios
y el elixir de los nardos,
dejando en nuestra piel
de almizcle y miel hondos rastros.

¡Que nunca nos arrebate
el huracán temerario
los momentos que vivimos
cuando del amor gozamos!

                                          MjH



Vals de la rosa

martes, 24 de enero de 2017

Cojo tu mano...







Cojo tu mano en mi mano,
tu franca mano de alba,
sin peligro ni recelo
y al contacto se abre el alma,
como los vanos sin puertas
por donde la vida pasa,
libre como el colibrí
al sobrevolar montañas,
como pétalos de seda
de la amapola temprana,
que se despliegan gozosos
en la campiña lozana.

Cojo tu mano en mi mano,
tu franca mano de alba,
y subo por sus peldaños
a la más sublime estancia
y allí, en cálido manto,
en su regazo arropada,
acariciamos despiertos
los sueños que nos embargan,
volutas de leves mimbres,
aspas que avivan la llama,
y en su vértice de fuego
a trote el amor cabalga.

Cojo tu mano en mi mano,
tu franca mano de alba,
y el camino se despeja
y el deseo se desata
y se perfuma de mirra
el perfil de mis entrañas,
y el aire se purifica
y acrisola madrugadas
y el viento pinta utopías,
que al cielo eleva sus alas,
y se disipan las dudas
y germina la esperanza.

Que allí donde esté tu mano,
tu franca mano de alba,
es lugar donde florece
el pleamar de mi alma.
                                       MjH



domingo, 15 de enero de 2017

Coplillas de ausencia






Ni veo risa en tus ojos
ni carcajeo en tus manos
ni palabras que acaricien
de mi corazón sus cantos.

Ni te paras a escuchar
la voz que estoy escuchando,
ni detienes tu mirada
en la luz que estoy mirando.

Ni te veo desear
los vuelos de mi arrebato
ni lo que esconde mi pecho
de sueños y desengaños.

Que todo fue fantasía,
todo comedia y teatro,
porque fingías quererme
con besos de cristal falso.

Las heridas que dejó
tu deserción de mi lado
se han cerrado para siempre,
con olvido se han sellado.

Que hace tiempo que te fuiste
sin aún haber llegado.
.
                                          MjH