viernes, 16 de agosto de 2013

La moza del cántaro




¡Qué linda que va la moza!
 La moza, ¡qué linda va!


Con su traje de percal,
y el cántaro en la cadera,
la moza, ¡qué linda va!,
¡qué lozana y altanera!
Un manojo de jazmines
adorna su  cabellera.
La mansa brisa la mueve,
la brisa mansa la peina.
Con peines de fina plata
peina sus hilos de seda.


      *********



























Y allá en medio de la plaza
con su fluir cantarino,
vierte la fuente  en su seno
cuatro chorros cristalinos,
que armonizan el andar
de su cuerpo tan garrido.
La moza, ¡qué linda va!,
¡qué aire tan distinguido!
La luz de sus negros ojos
al cielo le roban brillo.




 **********





    

Las campanas de la torre
de la iglesia parroquial
lanzan de amores gemidos
al ver su talle danzar.
Tañen tiernos madrigales
de rojo ardor pasional,
que  hieren los corazones
de los mozos del lugar.
Por las esquinas, susurros:
“La moza, ¡qué linda va!”


**********

 
     










En los jardines cercanos,
un joven, tras los dompedros,
la contempla  embrujado
por  su cara y por su cuerpo.
Que quiere ser su galán,
que quiere ser su Dondiego
todos los días del año,
los veranos, los inviernos,
otoños y primaveras
quiere su amor hechicero.


¡Qué linda que va la moza!
La moza, ¡qué linda va!

                          MjH


3 comentarios:

  1. La podría firmar el mismísimo Lope...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar