miércoles, 10 de agosto de 2016

Soledad, no estás conmigo...









Soledad, no estás conmigo
en esta aventura adversa,
pues tus hebras invisibles
no acompañan mi carrera
y, si tú no estás conmigo,
sola, muy sola, me dejas.

Hasta los rayos del sol,
que asoman por las laderas,
borran su nota dorada
de los quicios de mi puerta.

No quieren los colibríes,
posarse sobre tu ausencia
y sus alas oscilantes
baten lejos de mi néctar.

Ni la vivaz buganvilla
osa coronar mi verja,
y trepan sus florecillas
por celosías ajenas.

Soledad, ven a mi lado,
da cobijo a mi tristeza
de mares sin horizontes
y de cielo sin estrellas,
que me desertan las nubes
y me persigue la niebla.

Soledad, no me abandones,
que está mi alma desierta,
haz que tu manto de nieve
me arrope en esta tormenta,
pues, si tú no estás conmigo,
¿quién compartirá mi pena?
                                      MjH

No hay comentarios:

Publicar un comentario